Menu Screen Reader

Menu Utilidades

Elegir Idioma

  • Imprimir
  • Contactar

Buscador

8

ORIENTACIÓN AL USUARIO

Está usted en:
  • Imprimir

El proyecto Génesis Túria prevé la plantación de 80.000 especies arbóreas en Riba-roja

La iniciativa generará una reducción de 111.483 toneladas de CO2 en un periodo de 50 años.

'PROYECTO GÉNESIS TÚRIA - MEDIO AMBIENTE' 15 de julio de 2021

El Parque Natural del Túria a su paso por Riba-roja presenta una imagen bien diferente a años atrás. El proyecto Génesis Túria ha dado ya sus primeros pasos en el proceso de restauración y mejora ambiental de la zona, a través de la eliminación de la caña invasora y la colocación de la malla geotextil en varios tramos de este enclave natural. Ésta es la primera fase de un ambicioso proyecto, liderado por el Ayuntamiento de Riba-roja, que tiene como objetivo regenerar la zona con vegetación autóctona de ribera, y posteriormente, poner en valor este medio natural protegido.

El proyecto, con un coste de 5.600.000 euros, prevé la plantación de 80.000 árboles entre arbustos y especies arbóreas, y generará la reducción de 111.483 toneladas de CO2 en un período de 50 años. Para llevar a cabo esta iniciativa, el consistorio prevé la colaboración de las empresas que opten a las licitaciones públicas. A través de un convenio de colaboración empresarial en actividades de interés general, las empresas podrán colaborar activamente e proyecto, mediante aportaciones económicas, dentro de sus actividades de responsabilidad social corporativa (RSC) y sus actividades de incentivos sociales al mecenazgo.

Las brigadas de la Diputación de Valencia y la Confederación Hidrográfica del Júcar están trabajando principalmente en la zona de Masía de Traver y las inmediaciones del casco urbano, colocando unas lonas geotextiles que dificultan el rebrote de la caña (Arundo donax). Estas lonas facilitan que la raíz de la caña muera y posibilitarán la plantación y el crecimiento de especies propias del clima mediterráneo pasados 18 meses.

Esta especie crece de forma descontrolada en las riberas del Túria y supone un peligro inminente de incendio de las urbanizaciones colindantes como Masía de Traver, Els Pous y Valencia la Vella. Una vez finalice la actuación la CHJ, las brigadas del Parque Natural del Túria avanzarán con el desbroce de otros tramos.
 
Génesis Túria responde al compromiso de dinamizar el territorio a través del paisaje, una de las líneas maestras que recoge el Plan Estratégico participado (2017-2025) elaborado por la Universidad de Valencia. El proyecto incluye la eliminación de cerca de 80 hectáreas de caña invasora en ambos márgenes del río desde el término de Vilamarxant hasta el de Manises (Els Pous) y la plantación de bosque de ribera, para convertir la zona en un lugar de referencia con un componente de dinamización ecoturística y de divulgación de una gestión medioambiental ordenada del territorio.

Esta actuación tiene también una vertiente preventiva, de forma que la eliminación de estas cañas pudiera prevenir posibles problemas en caso de lluvias torrenciales. Además, la vegetación de ribera garantiza la estabilidad de las orillas, regula el microclima del río y es un hábitat ideal para un gran número de especies animales y vegetales, así como una fuente de alimento para las especies que albergan.

El proyecto se estructura en diversas fases en las que destaca la construcción del “Edificio Génesis”, un centro de formación que servirá para divulgar la biodiversidad del territorio y controlar el mantenimiento del espacio natural. Además se incluyen observatorios de fauna, actuaciones de dinamización de la fauna y la proyección turística de la “Ruta del Agua” por su vinculación con el territorio.

El alcalde de Riba-roja, Robert Raga ha definido el proyecto “como esencial en la regeneración del parque natural del Túria y en su puesta en valor como un enclave natural protegido que debe recuperar las especies autóctonas que habitaron en él, de forma que sirva de una gran aula de naturaleza al aire libre, para su divulgación a la ciudadanía”. Raga ha destacado como clave la colaboración público-privada, “a través de la implicación de las empresas en proyectos de sostenibilidad y reducción la huella de carbono como éste, dentro de sus proyectos de responsabilidad social corporativa”.