Menu Screen Reader

Menu Utilidades

Elegir Idioma

  • Imprimir
  • Contactar

Buscador

8

ORIENTACIÓN AL USUARIO

Está usted en:
  • Imprimir

El servicio municipal de atención psicológica de Riba-roja atiende a más de 130 personas con depresión en 2021

La intervención se orienta a atender las dificultades que pueden surgir a lo largo del ciclo vital tanto en población joven como adulta. El Día Mundial de la Lucha contra la Depresión ayuda a sensibilizar a la población sobre esta enfermedad, que afecta a más de 300 millones de personas en el mundo.

'POLITICAS INCLUSIVAS, DERECHOS SOCIALES Y MAYORES' 13 de enero de 2022

El Servicio municipal de Atención Psicológica de Riba-roja  de Túria ha informado, con motivo de la conmemoración del Día Mundial de Lucha contra la Depresión este jueves, que ha atendido 135 casos de depresión durante el pasado año 2021 y que sigue ofreciendo atención personalizada y gratuita para esta y otras necesidades de tipo psicológico.

El servicio público que se ofrece a las personas afectadas consiste en realizar una valoración de las necesidades de manera individualizada, con una atención orientada a dotar y promover los recursos tanto individuales como familiares para salir de ese estado difícil. La duración y frecuencia del tratamiento es variable en función de las características de cada caso.
 
La intervención se orienta a atender las dificultades que pueden surgir a lo largo del ciclo vital tanto en población joven, adulta como en personas mayores. En concreto, suelen ser problemas de relación, de autoestima, de habilidades sociales, violencia física y psicológica, duelos, ruptura de pareja, emancipación de los hijos o incluso alteraciones sexuales.

En ese sentido y según ha explicado la concejal del área, Lola Verdeguer “se tratan aquellos acontecimientos que requieren un proceso de adaptación y que pueden ser vividos con tristeza, inquietud, miedo, rabia, aislamiento, incertidumbre y que generen en ocasiones desequilibrio emocional”.

Asimismo,  este servicio realiza seguimiento de aquellos casos que, a pesar de ser atendidos por Salud Mental, requieren un apoyo adicional y que se enmarcan en un cuadro clínico determinado, principalmente, trastornos del estado de ánimo, depresión, ansiedad, trastorno bipolar, obsesivo-compulsivos, estrés post- traumático, fobias o adaptación a enfermedades como el síndrome de fatiga crónica y la fibromialgia.

”En un día como hoy se pretende visibilizar, sensibilizar, orientar y prevenir a la población sobre esta enfermedad, sobre todo en un momento en el que la pandemia de la COVID-19 está poniendo de manifiesto la creciente necesidad de apoyo en materia de salud mental”, ha destacado Rosa Segarra, la responsable del Servicio de Atención Psicológica de Riba-roja.

Un trastorno mental común

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), la depresión es un trastorno emocional común que afecta a más de 300 millones de personas en el mundo, un 5% de los adultos y un 5,7% de los adultos de más de 60 años, y está considerada como la primera causa mundial de discapacidad.

La depresión incide notablemente en las tasas de mortalidad y morbilidad. Impacta a personas de todas las edades y de manera muy significativa a adolescentes y personas de la tercera edad.

La depresión es distinta de las variaciones habituales del estado de ánimo y de las respuestas emocionales breves a los problemas de la vida cotidiana. Puede convertirse en un problema de salud serio, especialmente cuando es de larga duración e intensidad moderada a grave, y puede causar gran sufrimiento y alterar las actividades laborales, escolares y familiares. En el peor de los casos puede incluso llevar al suicidio, siendo la segunda causa de muerte en el grupo etario de 15 a 29 años.

Respecto a la sintomatología, la depresión se caracteriza por presentar un descenso marcado en el estado de ánimo, pérdida de interés y de la capacidad de disfrutar, y reducción de la energía que produce una disminución de la actividad, todo ello durante un mínimo de dos semanas.

Muchas personas con depresión también padecen síntomas de ansiedad, alteraciones del sueño y del apetito, sentimientos de culpa y baja autoestima, dificultades de concentración e incluso síntomas sin explicación médica. Dependiendo del número y de la intensidad de los síntomas, los episodios depresivos pueden clasificarse como leves, moderados o graves.

Para prevenir la depresión, la OMS recomienda programas que apunten a su reducción. Entre las estrategias comunitarias eficaces para lograrlo, se mencionan los programas que promueven un modelo de pensamiento positivo, mantener un estilo de vida saludable y contacto social.