Menu Screen Reader

Menu Utilidades

Elegir Idioma

  • Imprimir
  • Contactar

Buscador

8

ORIENTACIÓN AL USUARIO

Está usted en:
  • Imprimir

Riba-roja aprueba un Plan contra Incendios para proteger 1.329 hectáreas forestales y evitar fuegos cercanos a zonas habitadas

El pleno municipal refrenda un programa de prevención contra el fuego.

'MEDIO AMBIENTE' 22 de enero de 2021

El Ayuntamiento de Riba-roja de Túria ha aprobado el Primer Plan Local de Incendios Forestales con el objetivo de proteger y preservar un total de 1.329 hectáreas de zona forestal y evitar, al mismo tiempo, posibles fuegos en las zonas habitadas del término municipal. El plan ha sido refrendado por el pleno municipal por el equipo de gobierno del PSPV como impulsor y con el apoyo del Partido Popular, Ciudadanos, Compromís, Esquerra Unida, Podemos Riba-roja Puede y Vox.

El Plan Local de Prevención de Incendios Forestal tiene como finalidad evitar el inicio de los incendios forestales y en el caso de que se produzcan “se pueda minimizar el máximo posible los efectos e impactos que suponen sobre el medio natural, las personas y sus bienes”. De hecho, de las 5.751 hectáreas de las que consta el término municipal hay 1.329 que son masa forestal y que, además, en muchas ocasiones están cerca de áreas residenciales habitadas.

Entre las claves de este plan cabe destacar un análisis de la situación actual y su evolución sobre la problemática de incendios forestales, una zonificación del territorio en función del riesgo de incendios, una regulación y concienciación sobre las prácticas y actividades que pueden provocar incendios, un fomento de las actuaciones y las labores de concienciación e información que minimicen el riesgo y una reducción de la vulnerabilidad de las infraestructuras y actividades frente a los posibles incendios.

Este programa se completa con un análisis de los medios de vigilancia y detección, establece las actuaciones e infraestructuras básicas para realizar las labores de prevención, aporta las medidas prioritarias en la gestión de los ecosistemas agroforestales, incrementa las oportunidades de control ante un fuego forestal, adapta las áreas urbanas más cercanas a zonas forestales para minimizar los riesgos y, por último, establece mecanismos de sensibilización y participación ciudadana en la prevención.

El plan municipal detecta que el 23’2% de la superficie del término municipal de Riba-roja de Túria está catalogada como terreno forestal, formado principalmente por pinares, acompañados de vegetación arbustiva típica mediterránea, aunque también hay otros con predominación de garrigas, matorrales, vegetación de ribera, otras formaciones arbóreas y matorrales y herbazales mediterráneos.   

El programa establece algunas de las zonas y áreas del término municipal de Riba-roja de Túria más cercanas o a menos de 500 metros de las masas forestales y, por tanto, más críticas en caso de un posible incendio, como el propio casco urbano, la urbanización Mas d’Escoto, dos polígonos industriales y las urbanizaciones de Masia de Traver, València la Vella, Els Pous, La Llobatera o Camp de Túria.

De hecho, se recuerdan los antecedentes de incendios ocurridos cerca del casco urbano de Riba-roja de Túria como los de los años 1993, 1998, el año 2000 y los años 2006 y 2009. El área que, finalmente, se quemó en los cinco incendios ocupa un área cercana a las 3’6 hectáreas, en especial por la ausencia de cortafuegos en los alrededores que mitiguen o impiden una propagación del fuego.

El plan alerta sobre algunas de las acciones o actividades que, tradicionalmente, hacen uso del fuego como herramienta cultural, como es el caso de las quemas agrícolas, las quemas de matorral u otras actividades como la quema de restos de poda, desbroces, tales y otras operaciones desarrolladas en los huertos residenciales o en las actividades apícolas. Las quemas se concentran en las épocas de primavera y otoño.

El alcalde de Riba-roja de Túria, Robert Raga, destaca la importancia de “redactar y poner en marcha un plan de este tipo por primera vez en nuestro municipio y que servirá para vertebrar el término municipal, con una protección y salvaguarda de toda la masa forestal existente, pero, al mismo tiempo, poner en marcha todos los instrumentos para erradicar cualquier peligro sobre las áreas habitadas y construidas en caso de un posible incendio o fuego”.